Qué es el infraseguro y cómo evitarlo.

qué es el infraseguro

Imagina que, desgraciadamente, tu vivienda sufre un incendio. En ese momento acudes al seguro que, inesperadamente, te ofrece una cantidad menor de lo que cuestan los bienes que has perdido. Acabas de descubrir que estás en situación de infraseguro. Pero ¿qué es el infraseguro exactamente?

El infraseguro es una situación en la que tus bienes están asegurados por un valor menor de su valor real.

¿Cómo se llega a la situación de infraseguro?

En reglas generales, podemos resumirlas en dos razones: desconocimiento e intencionalidad. Sí, existen casos de infraseguro de manera intencionada, por el sencillo motivo de que, cuanto menor sea el valor de lo que asegures, más barato será el seguro. Es una práctica realizada con la intención de ahorrar dinero a corto plazo, pero que puede salir muy cara en caso de que suframos un siniestro de alto importe.

La segunda razón es el desconocimiento y suele producirse frecuentemente en la valoración de inmuebles. Cuando aseguramos un inmueble, ya sea una vivienda o un negocio, aseguramos el continente y el contenido. Como sus propios nombres indican, el continente se refiere al inmueble en sí (los elementos fijos que lo componen), mientras que el contenido se refiere a todo lo que contiene en su interior (mobiliario, equipos electrónicos, ajuar o mercancías en caso de un comercio).

Supongamos que montamos un negocio compuesto por unas oficinas y las aseguramos en el momento de su adquisición. Suponiendo que se haya hecho bien, ese seguro cubrirá el valor del continente y el contenido en el momento que hicimos el seguro. No obstante, con el paso del tiempo, podemos ir adquiriendo nuevo equipamiento o realizando reformas que aumenten el valor de continente y contenido. Para que el seguro nos lo cubra debemos revisarlo periódicamente para que la cantidad asegurada sea la misma que el valor de nuestro inmueble, o caeremos en situación de infraseguro.

La regla proporcional

La regla proporcional viene a decir que, cuando existe situación de infraseguro, no se indemniza el valor de la pérdida, si no la parte proporcional teniendo en cuenta que nuestros bienes se han asegurado por menor valor del que tienen. La cantidad a percibir será el resultado de multiplicar la cantidad asegurada por el valor de los daños y dividirlo todo por el valor real. Por ejemplo, si tenemos un bien asegurado en 10.000€, cuyo valor real es 20.000€, y hemos sufrido un daño por valor de 5000€, la cantidad a percibir será de 2500€. Es decir, el resultado de la fórmula (10000×5000)/20000=2500€

Diferencias con el sobreseguro

Tampoco hay que caer en el error de asegurar más cantidad del valor de nuestros bienes, ya que, entonces, caeríamos en la situación opuesta: el sobreseguro.

El sobreseguro también es una situación perjudicial para el asegurado, puesto que, a mayor cantidad asegurada, mayor será la cuota del seguro, lo que conocemos como prima.

Además, en caso de siniestro no recibiremos más dinero. La indemnización recibida será, como máximo, el equivalente al valor del bien. Es ilegal que se reciba una cantidad superior al valor del bien, ya que se consideraría que el asegurado ha obtenido un beneficio y no una indemnización.

A diferencia del infraseguro y a pesar de que perderíamos dinero por pagar de más, en caso de siniestro sí recibiríamos la indemnización que nos corresponde. Pero obviamente es una situación que también debemos evitar, aunque podríamos solicitar la devolución de la parte de prima correspondiente si el sobreseguro se hubiera producido por un error.

Cómo evitar la situación de infraseguro y sobreseguro

Lo primero que tenemos que hacer es comprobar que el seguro que tenemos -o queremos contratar- nos cubre la cantidad adecuada. Si no tienes claro cuál es el valor actual de tu inmueble, lo más conveniente es que contrates los servicios de un perito para que lo tase. Después de esto, cerciórate de que el seguro te cubra exactamente el valor peritado.

Una vez que tienes el seguro a tu medida, debes mantener un control periódico del valor de tu inmueble. Lo ideal es que revises cuál es su valor cada vez que adquieras mobiliario o equipamiento de coste elevado, o cada vez que hagas una reforma importante que pueda alterar el valor del inmueble. Cuando detectes que hay una diferencia significativa entre el valor de tus bienes y el valor asegurado, acude a tu compañía de seguros para ajustar el contrato.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies