Problemas en tarimas (suelo laminado) por una mala instalación

Desde hace tiempo ha proliferado la instalación de las llamadas tarimas sintéticas o suelos laminados. Sus diferentes colores, tonalidades y acabados hacen que sean una opción muy interesante para distintos espacios. En establecimientos como BRICODEPOT, LEROY MERLÍN o BRICOMART, podemos encontrar una gran variedad de modelos.

Ahora bien, los suelos laminados deben instalarse correctamente para evitar posibles defectos, que pueden aparecer con el tiempo, y que, en ocasiones, se confunden con un siniestro.

Es importante utilizar herramientas adecuadas

Aunque pueda parecer evidente, es necesario utilizar herramientas apropiadas para este tipo de instalaciones, para evitar daños que se manifiesten de manera inmediata o en el futuro con el tiempo, por haber quedado la lama dañada.

Un ejemplo es la utilización de una herramienta demasiado contundente para instalar el suelo laminado a presión. Puede producir daños en la superficie y debilitar la lama de manera definitiva.

Cuidado con el almacenamiento

Es un problema recurrente. Si las lamas se almacenan a alta temperatura y no se dejan atemperar antes de instalar. El material, con el descenso de temperatura, volverá a su tamaño original, manifestándose separación de lamas. Para evitar esto, es muy importante respetar la aclimatación del material, antes de instalarlo.

Revisar la superficie donde vamos a instalar el suelo laminado.

Es importante revisar la superficie donde se va a instalar el suelo laminado. Tanto para revisar que la superficie está completamente plana, como para descartar que exista humedad en el suelo antes de instalarlo.

Si no se hace correctamente, se manifestarán crujidos, alabeos (forma de U en las lamas) y otras patologías. Todo por no revisar la superficie donde va a ser instalado el suelo, antes de hacerlo.

Perímetro de dilatación.

Es muy importante mantener una separación perimetral en la estancia donde vamos a instalar la tarima, que será disimulada con el rodapié y los tapajuntas, para permitir al suelo laminado disponer de espacio suficiente para que dilate en época de aumento de la temperatura ambiente.

De no hacerse así se producirán problemas de elevación de juntas entre lamas y con las paredes. De la misma manera hay que evitar instalar objetos muy pesados, sellar el rodapié o cualquier otra situación que no permita a la tarima “moverse” de ser necesario, ya que se producirán el mismo tipo de problemas que explicábamos antes .

¿Qué hacer si se manifiesta un problema así después de hacer una reforma?

Es posible que hayamos percibido uno o varios de estos problemas, después de terminar de instalar la tarima que con tanta ilusión hemos comprado. Tras verlo y llamar al seguro, porque pensamos que hay una humedad, nos dicen que no es así y que no está cubierto. Y ¿ahora, qué?

Debemos reclamar al instalador, ya que este tipo de patologías son producto de una mala instalación. En We Do It somos especialistas en ello, conocemos estos problemas y cómo demostrar su relación con una mala instalación.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies