Cómo conseguir el certificado de eficiencia energética en tu vivienda.

certificado de eficiencia energética

Probablemente estás interesado en conseguir el certificado de eficiencia energética, pero antes de entrar a ver cómo se consigue, es importante que entendamos qué es y para qué sirve.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Se trata un documento que, como su propio nombre indica, mide la eficiencia energética de un inmueble. Desde 2013, es obligatorio por ley para todas las viviendas que se vendan o alquilen.

La eficiencia se mide en una escala que va desde la A a la G, siendo A la eficiencia más alta. Lo que refleja este certificado es la cantidad estimada de energía por metro cuadrado que necesita una vivienda para cubrir las necesidades de sus habitantes durante un año.

¿Para qué sirve?

Su función, y razón por la que es obligatorio, es reducir el consumo energético de las viviendas, y por lo tanto un menor impacto en el medio ambiente. Al ser obligatorio para vender y alquilar, los compradores y arrendatarios pueden comprobar la eficiencia de la instalación antes de decidirse por una opción. Lo lógico, sin tener en cuenta otros factores, es que se tienda a elegir la opción con mayor eficiencia para que las facturas sean menores. De esta manera se alienta a constructoras y propietarios a mejorar las instalaciones de sus inmuebles antes de ponerlos en el mercado.

Cómo conseguir el certificado de eficiencia energética

Para conseguir el certificado necesitarás los servicios de un técnico cualificado. No todo el mundo puede realizar este trámite, ya que se trata de un documento con datos objetivos que requiere de un profesional que los valore adecuadamente. Una vez que tengas el documento, tendrás que registrarlo. En cada Comunidad Autónoma se realiza de una manera. Nosotros podemos encargarnos de certificar la eficiencia de tu inmueble y de registrarlo por ti.

¿Qué elementos de la vivienda valora el certificado de eficiencia?

Sin entrar en términos muy técnicos, podemos agrupar los elementos en los siguientes apartados:

Superficie

La eficiencia se mide por metro cuadrado, así que hay que tener en cuenta la superficie del inmueble, ya que el consumo total del edificio se dividirá por el número de metros que disponga la vivienda.

Ubicación

La ubicación es importante por el clima en el que se encuentra el inmueble. Por ejemplo, una vivienda situada en Madrid tendrá un gasto importante en calefacción y aire acondicionado por el contraste de temperatura entre invierno y verano. Mientras que, un vivienda en un clima más suave necesitará menos energía para mantener una temperatura agradable.

Pero no solo se tiene en cuenta el clima en este aspecto, también la cantidad de horas de sol que recibe la vivienda, ya sea por su orientación o por otros edificios o vegetación que bloqueen la luz al inmueble. Esto puede ser bueno o malo en función del contexto. Menos luz directa del sol supone más gasto en iluminación, pero también puede significar menos gasto en aire acondicionado si es en verano.

Aislamiento

Lo que se pretende medir con este aspecto es, básicamente, la capacidad que tiene la vivienda para retener la temperatura interior. Cuanto mejor aislada esté la vivienda del exterior, menor cantidad de energía necesitaremos para calentarla o enfriarla en función del clima. Aquí se tiene en cuenta el material de la fachada, número y tipo de ventanas, puertas, etc.

Instalaciones

El técnico debe comprobar qué tipo de instalaciones tiene la casa. Debe comprobar si dispone de aire acondicionado, si dispone de calefacción y de qué tipo, iluminación, etc.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies